Monday, August 8

Bilbao “se juega la vida” en sus “no fiestas” y prepara un “importante refuerzo” policial para evitar celebraciones alternativas


‘Mozkotarrak’, ‘Pinpilinpauxa’, ‘Gogorregi’, ‘Txomin Barullo’, ‘Hontzak’. A estas alturas del verano, las ‘Konpartsak’ ya habrían montado sus ‘txosnas’ en el Paseo del Arenal y otros puntos de la ciudad. Este sábado, Bilbao recibiría la semana de fiestas, Aste Nagusia, con el multitudinario ‘chupinazo’ a las 18.00 y el saludo de Marijaia -símbolo de la festividad- desde el balcón del Teatro Arriaga justo después. Sin embargo, debido a la situación sanitaria, el Ayuntamiento anunció en junio que la Semana Grande se suspendía por segundo año consecutivo. El alcalde de la villa, Juan Mari Aburto, repitió el mismo mensaje que entonces este jueves: “Lo voy a decir una vez más. Espero que sea la última. En Bilbao este año no hay Aste Nagusia. En Bilbao no hay no fiestas”.

Markina-Xemein: de cero casos a mediados de julio a una incidencia de 5.000 tras las supuestas ‘no fiestas’ de El Carmen

Saber más

Bajo la estela de las aglomeraciones en el Casco Viejo de Vitoria con motivo de las ‘no fiestas’ de La Blanca hace dos semanas o los incidentes registrados en Donostia estos últimos días por la Ertzaintza, Aburto fue rotundo respecto a posibles celebraciones alternativas o botellones. “Tolerancia cero con cualquier conducta que ponga en grave peligro la salud general de la población. No caben los comportamientos incívicos, irresponsables e insolidarios, o los intentos de esquivar las medidas sanitarias. Con ninguna excusa”, declaró e insistió en que esta ha de ser una semana “sin fiestas ni aglomeraciones, sin botellones, ni altercados” porque el objetivo es “vencer” al virus. “Vamos a actuar con firmeza, porque nos jugamos mucho. Nos estamos jugando la salud y la vida. En Bilbao se va a seguir sancionando y actuando”, anunció el alcalde. En este sentido, remarcó que en la ciudad se han puesto “más de 1.800 sanciones por botellón” y que las respuestas a este tipo de actos van a seguir siendo “las medidas de carácter coercitivo”.

Lo voy a decir una vez más. Espero que sea la última. En Bilbao este año no hay Aste Nagusia. En Bilbao no hay no fiestas

Juan Mari Aburto
— alcalde de Bilbao

A fin de preparar el dispositivo policial para el fin de semana y el resto de días de la ‘no Aste Nagusia’, Aburto presidió este lunes la Comisión anual de Coordinación Policial entre la Ertzaintza y la Policía Municipal. “No voy a trasladar la información de dónde se va a a colocar el dispositivo, porque estaría dando pistas”, explicó el edil, pero adelantó que existe “una coordinación” entre ambos cuerpos, así como “un puesto de mando avanzado y compartido para poder movilizar recursos de un lado a otro”. “En estos momentos hay 133 efectivos en la plantilla de policía municipal dando servicio en las calles Bilbao, más que en 2018”, señaló el alcalde, y anunció una “importante presencia policial en la calle”, tanto “patrullas habituales en cada turno” como “agentes uniformados y no uniformados” de “refuerzo”. Por su parte, el vicelehendakari primero y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ha señalado este viernes que “solo una minoría protagoniza conductas incívicas que perjudican al resto” y ha “felicitado” a la Ertzaintza y policías locales “por su respuesta ejemplar al reto de la seguridad pública en estos momentos inusitados y complejos”. “No toca. No son momentos para fiestas o celebraciones colectivas. Somos muy conscientes de las fechas señaladas en las que estamos, de lo que supone el esfuerzo que estamos realizando y solicitando, pero es muy importante repetir el llamamiento, claro y contundente, a la responsabilidad individual y colectiva”, ha insistido el consejero, y ha apelado al “esfuerzo colectivo” y la “colaboración ciudadana” para “evitar la propagación del virus”.

A pesar de que formalmente no se va a celebrar la Aste Nagusia este año, los grupos de comparsas de Bilbao, Bilboko Konpartsak, anunciaron la celebración de “unas jornadas culturales” entre el 25 y el 29, considerados “los días grandes” de la semana de fiestas en la ciudad. Bautizado como ‘Bilboko Irria’ (‘la risa de Bilbao’), el objetivo de la celebración, según anunciaron en la presentación de las jornadas, es “ayudar a recuperar la sonrisa tras el dolor de la COVID-19 y el cansancio de los confinamientos”. El programa propuesto por las ‘Konpartsak’, y expuesto en su página web, incluía pasacalles por la villa, “movilizaciones musicales”, talleres infantiles en diferentes localizaciones, bailes, un mercado, actuaciones de Txalaparta, juegos de rol, programas de radio, improvisaciones teatrales o una romería de porrusalda, entre otras actividades. Sin embargo, Aburto indicó este jueves que “solo han autorizado cinco actos” de todos los propuestos y que ninguno de ellos tendrá lugar en el parque de El Arenal, “donde incluso se pidieron barras”, añadió. El alcalde insistió en la “responsabilidad de todos los agentes” y en que “no se van a autorizar actividades que supongan una aglomeración”, pero “sí aquellas que puedan ir dirigidas a un público infantil”.

“Yo sí lo llamaría programa alternativo, que no vamos a autorizar. Nos gustaría que eso fuera entendido y comprendido. La decisión de las ‘no fiestas’ se tomó por unanimidad en el seno de la Comisión de Fiestas, con la presencia de Bilboko Konpartsak, otros agentes de la ciudad y los cinco grupos políticos del Ayuntamiento”, sentenció, y añadió que desde el Consistorio “no han organizado ningún acto entre el 21 y el 29 de agosto” y que “no es casualidad”, sino “un ejercicio de responsabilidad”. A raíz de las declaraciones de Aburto, Bilboko Konpartsak ha comparecido este viernes ante los medios y ha acusado al Ayuntamiento de “hurtar y eliminar iniciativas seguras” que “contaban con el visto bueno de los responsables técnicos desde abril”. Los portavoces, Uxuea Elgorriaga e Iñigo Iglesias, han criticado al alcalde por “anteponer criterios de oportunidad y criterios políticos” por encima de los “técnicos o de salud”, y han asegurado que las actividades planteadas cumplían “con todas las medidas de seguridad y distancia” porque eran “actos de muy pequeño formato”. También han insistido en que las comparsas “no querían poner barras”, como afirmó Aburto, y en que el alcalde “exageró” en sus declaraciones. “La realidad es que el 3 de agosto no se descartaron barras, sino terrazas, mucho más humildes y seguras, a diferencia de lo que se hizo en el Harro Eguna”, han recalcado. Las “Konpartsak” consideran que las negativas del Ayuntamiento son un “abuso de autoridad” y que se les han prohibido varios actos porque son ellos quienes los organizan. “No somos personas irresponsables, tal y como nos quiere representar el alcalde”, han señalado, y han añadido que ‘Bilboko Irria’ “no es un programa festivo ni un programa de ‘no fiestas’, sino un programa de actividades culturales”. Así las cosas, en la página web de ‘Bilboko Konpartsak’, aquellos actos que no ha autorizado el Consistorio aparecen ahora en rojo y bajo el nombre de “robado”. Sí se mantienen algunas actividades, que cuentan con la autorización del Ayuntamiento, en cinco localizaciones diferentes: Plaza del Gas, Plaza Nueva, Tinglados, Teatro Arriaga y Casco Viejo.

No somos personas irresponsables, tal y como nos quiere representar el alcalde

Bilboko Konpartsak

De cara a las “no fiestas” bilbaínas, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha advertido a lo largo de esta semana de “las ‘no celebraciones’ que se están produciendo en municipios de Euskadi”, como ha ocurrido en Gernika, donde decenas de personas sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad se reunieron la madrugada del jueves para celebrar un “concierto” improvisado en el pueblo. “Ni en Bilbao ni en Donostia ni en ningún sitio, las ‘no fiestas’ son no fiestas”, ha remarcado. Tras la última reunión este miércoles de los expertos que asesoran al Labi —la mesa de crisis de la emergencia sanitaria en Euskadi—, que recomendaron prolongar las restricciones en vigor en la comunidad autónoma una semana más, Sagardui señaló que las celebraciones de las “no fiestas” que hubo en Vitoria “han incidido en el ascenso del número de contagios” en la ciudad.


A su vez, en una entrevista concedida a Radio Euskadi este jueves, la consejera insistió en que “no es tiempo de fiestas” y pidió “reflexión” a “la parte minoritaria” de la población que “no se da cuenta de que el momento es difícil”. Advirtió de que la tasa de incidencia en Euskadi sigue “muy por encima de cualquier escenario” que signifique que se está “saliendo de esto”. Este viernes, el dato de la incidencia acumulada en 14 días por cada 100.000 habitantes en Euskadi era de 469,74 casos. En Bilbao, sin embargo, la víspera de las “no fiestas”, la tasa continúa por encima de los 500 casos y este jueves se registraron 95 nuevos positivos en la villa. “El virus usa cualquier resquicio”, señaló Sagardui, y remarcó que la mascarilla, la distancia de seguridad y evitar aglomeraciones son medidas “efectivas”. “No hay más que mirar los datos”, insistió.


Detenciones en Donostia

En Donostia, la semana de fiestas habría comenzado el sábado pasado, pero el Ayuntamiento, al igual que en Vitoria y ahora en Bilbao, la suspendió, como ya ocurrió en agosto de 2020. Aun así, las reuniones y aglomeraciones, en especial en la Parte Vieja de la ciudad, han sido escenas habituales durante la pasada semana, así como los enfrentamientos con la Ertzaintza.

A raíz de los incidentes, 29 personas han sido detenidas en la capital guipuzcoana por “presuntos delitos de desórdenes públicos” en los últimos días. Cinco fueron arrestadas este jueves, después de haber “arrojado botellas de vidrio” contra los agentes que vigilaban la Parte Vieja de la ciudad. Sobre las tres de la madrugada, el dispositivo de control de las “no fiestas” recorría el centro y en la calle de San Jerónimo, en el punto en que confluye con otras calles, varios jóvenes recogieron “botellas de vidrio de las basuras existentes en el lugar” y lanzaron “los objetos contra la línea policial de manera insistente”, según comunicó la Ertzaintza. Otras diez personas fueron detenidas este viernes, acusadas, de nuevo, de “arrojar botellas de vidrio y otros objetos contundentes contra el dispositivo de agentes”. Los incidentes ocurrieron de madrugada, según las mismas fuentes, y comenzaron en la calle Juan de Bilbao, donde “unos jóvenes han lanzado objetos contundentes contra los recursos policiales que se encontraban en el lugar”. Tras este primer altercado, las personas que lanzaban los objetos se habrían “dispersado por las calles aledañas” y “quemado alguna papelera en la zona del Boulevard”, además de “continuar lanzando objetos contra los recursos”, que han tenido “que hacer uso de material antidisturbios”. En la actuación policial, detallan, cuatro agentes han resultado “contusionados”. Por último, catorce personas han sido arrestadas este sábado por el mismo tipo de incidente, que ha tenido lugar a las 2.30 de la madrugada en la calle Andia. Allí, “un grupo de individuos ha comenzado a lanzar botellas de vidrio y otros objetos contra los ertzainas del dispositivo de vigilancia y control en las “no fiestas” de la capital guipuzcoana”, han informado desde la Ertzaintza. De las catorce detenciones, trece son bajo la acusación de “un presunto delito de desórdenes públicos” y una por “el delito de atentado contra agentes de la autoridad”.

Entre el total de los detenidos, hay nueve menores —entre 16 y 17 años de edad— y el resto son personas de entre 18 y 32 años. Tres de los menores fueron arrestados el jueves y cuatro este sábado, y todos se encuentran “en libertad a disposición de sus padres y a la espera de ser citados ante la autoridad judicial”, mientras que los mayores de edad detenidos el jueves pasaron a a disposición del Juzgado de Guardia de Donostia. A su vez, todos los detenidos este viernes, tanto menores como mayores de edad, fueron puestos en libertad tras prestar declaración ante en juez.

Respecto a los incidentes, el alcalde de Donostia, Eneko Goia, ha lamentado este viernes el “profundo desprecio” a la convivencia que muestran los arrestados, según ha informado Europa Press. “Algunos comportamientos son absolutamente despreciables y merecen la más rotunda condena sin lugar a dudas”, ha señalado, y ha tildado de “incomprensible, desde todo punto de pista” el que sigan ocurriendo este tipo de “episodios”.





www.eldiario.es