Saturday, February 24

El Supremo confirma la absolución de Xabi Alonso de las acusaciones de fraude fiscal millonario


Xabi Alonso se convierte en el segundo futbolista español que sale victorioso de sus pleitos con Hacienda. El Tribunal Supremo ha confirmado que el exjugador de la Real Sociedad y el Real Madrid, actualmente entrenador del Bayer Leverkusen alemán, debe ser absuelto de la acusación de fraude fiscal impulsada por la Fiscalía y la Abogacía del Estado, que llegaron a pedir cinco años de cárcel para él por defraudar dos millones de euros en la gestión de sus derechos de imagen.

El central tolosarra fue uno de los múltiples futbolistas de élite llevados ante la Justicia por Hacienda, acusados todos de defraudar millones de euros a través de una gestión fraudulenta del dinero obtenido por sus derechos de imagen. Millones de euros que, según el fisco, salían de España a través de un ovillo societario que, en el caso de algunos jugadores, terminaba en paraísos fiscales donde la factura con las arcas públicas era muy inferior.

Muchos de ellos pactaron con la Fiscalía para evitar la prisión: desde Cristiano Ronaldo hasta Samuel Eto’o, muchos jugadores de primer nivel mundial admitieron haber defraudado millones a Hacienda con una gestión irregular de sus derechos de imagen a cambio de una condena que no implicara su entrada efectiva en la cárcel. Leo Messi llevó sin éxito hasta el Tribunal Supremo su condena de 21 meses de prisión por un fraude de 4,1 millones de euros.

Xabi Alonso y Gerard Piqué fueron de los pocos que batallaron en los tribunales y ganaron la pelea. En el caso del excentral del FC Barcelona, el Tribunal Supremo quitó la razón a Hacienda y la Audiencia Nacional y le retiró una multa de 2,1 millones de euros impuesta por la forma en que tributó sus derechos de imagen entre 2008 y 2010. Los jueces entienden que sus empresas y sociedades no eran un cascarón vacío para ahorrarse impuestos sino que tenían trabajadores y medios.

Algo similar a lo que ha llevado también a la absolución firme, en este caso por la vía penal, a Xabi Alonso, después de que el proceso tuviera que repetirse por orden del Tribunal Superior de Madrid. Los jueces entendieron que sus ingresos por derechos de imagen no eran “opacos, ocultos, falseados o excluidos. Todo lo contrario, fueron objeto de declaración”, dijo una de las sentencias del caso.

“Existen situaciones intermedias”

Los tribunales madrileños afirmaron que la cesión de sus derechos de imagen a la empresa Kardzali fue “real” y la sociedad “realizó una activa intervención” en su explotación, lo que impedía que se considerase un delito de fraude fiscal aunque efectivamente hubiera pagado menos impuestos.

Los jueces del Supremo confirman que, en este tipo de casos, “existen situaciones intermedias”, recordando que un delito como este requiere “una conducta defraudatoria”. Sin eso, dice, la acusación penal “se desmorona”, como ha sido el caso de Alonso. En este caso, lo que existió fue “una controversia jurídica entre la inspección de Hacienda y el contribuyente”.



www.eldiario.es