Tuesday, February 27

España expulsa “discretamente” a espías de EEUU infiltrados en el CNI

Espías de Estados Unidos han sido expulsados “discretamente” de España después de que el Gobierno supiera que habían sobornado a dos agentes del CNI a cambio de información. Según informa El País, la ministra de Defensa, Margarita Robles convocó a la embajadora estadounidense pedirle aclaraciones por una actuación considerada hostil e insólita entre aliados. Al menos dos agentes de EEUU han salido del país de manera discreta, mientras dos miembros del CNI están siendo investigados por un juzgado de Madrid acusados de revelar información confidencial.

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, también a la embajadora estadounidense para comunicarle el malestar del Ejecutivo, según fuentes gubernamentales citadas por El País. El pasado 4 de diciembre Robles precisó que fue el propio CNI el denunciante de la supuesta filtración, por lo que el procedimiento se abrió a instancias suyas. Sin embargo, la titular de la cartera de Defensa no quiso entrar en más detalles porque el procedimiento judicial se encuentra bajo secreto.

Un control de seguridad del CNI permitió descubrir el acceso no autorizado de los agentes a información clasificada que supuestamente no necesitaban para su trabajo. Las pesquisas revelaron que un mando intermedio de la inteligencia española –un jefe de área– había sido captado por espías de Estados Unidos a los que ofreció la información a cambio de un cuantioso pago.

Concluida la investigación interna, el CNI puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Es entonces cuando España protestó ante EEUU. La embajadora estadounidense se disculpó y aseguró no estar al corriente de lo sucedido y dijo que las actuaciones correspondían a un programa previo a la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca.

En 2008, la Audiencia Provincial de Madrid condenó al espía Enríquez Flórez, antiguo miembro del CNI, por revelar información clasificada secreta al servicio de Inteligencia ruso. El Tribunal Supremo rebajó luego la condena de 12 a 9 años.



www.eldiario.es