Monday, October 25

¿Hacia dónde va la UE? Superar la pandemia, reforzar la defensa, algún guiño social y poca autocrítica


Ursula von der Leyen llegó a la presidencia de la Comisión Europea después de que los jefes de Gobierno liquidaran el amago de democracia paneuropea que suponía el sistema de los spitzenkandidaten: candidatos propuestos por las familias políticas durante las elecciones europeas. Ella, ex ministra de Defensa de Angela Merkel, llegó después de una negociación de varios días a puerta cerrada entre los líderes de la UE hace dos años.

González Pons pide un acuerdo con socialistas y liberales para la presidencia de la Eurocámara: “No seré candidato contra otro candidato”

Saber más

En el discurso de este miércoles ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo ni siquiera ha hablado de la profundización democrática de las instituciones políticas y económicas de la Unión Europea. Eso sí, ha apelado al “alma de Europa”, ha presumido de campaña de vacunación y de fondos de recuperación, ha tenido algún guiño a los escaños de la izquierda del Parlamento Europeo, se ha apuntado al carro de la defensa europea tras el fiasco de Afganistán y ha evitado cualquier atisbo de autocrítica y de debate espinoso o menciones a los avances de la extrema derecha en Europa.

50.000 millones frente a las pandemias

Con la vista puesta en futuras posibles pandemias, la Comisión Europea ha puesto en marcha el proyecto de la UE de la Salud, bautizada como HERA (Autoridad Europea de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias). “Su creación será una baza importantísima de cara a abordar las futuras amenazas para la salud en una fase temprana”, ha dicho Von der Leyen. “Contamos con la capacidad científica y de innovación, el conocimiento del sector privado y autoridades nacionales competentes. Y ahora tenemos que aunar todo esto, dotándolo de una financiación masiva. Por lo tanto, propongo una nueva misión de preparación sanitaria y de resiliencia para toda la UE, que debería contar con el respaldo de la inversión de la UE de 50.000 millones de euros de aquí a 2027. Hemos de asegurarnos de que ningún virus convierta una epidemia local en una pandemia mundial”.

Patada hacia adelante con las reglas fiscales

La Comisión Europea activó “la cláusula de escape” a principios de la pandemia. Es decir, suspendió los límites de deuda y déficit de los países para que pudieran gastar lo necesario para amortiguar los efectos de la crisis sanitaria y económica. Pero en 2023 está previsto que vuelvan las reglas fiscales, aunque modificadas. La presidenta de la Comisión Europea se ha limitado a decir que se abrirá el debate, sin explicar qué posición tendrá Bruselas en ese debate.

“Vamos a tratar de resolver los problemas estructurales de nuestra economía: de las reformas del mercado laboral en España a las reformas de las pensiones en Eslovenia o a la reforma fiscal en Austria”, ha dicho Von der Leyen. “Invertiremos de una manera sin precedentes en la red 5G y de fibra. Igualmente importante es la inversión en capacidades digitales. No obstante, al mirar hacia adelante, también tenemos que reflexionar sobre cómo la crisis ha afectado a la configuración de nuestra economía, desde el aumento de la deuda hasta el impacto desigual en los distintos sectores o las nuevas formas de trabajar. Para ello, en las próximas semanas la Comisión reactivará el debate sobre la revisión de la gobernanza económica. Aspiramos a llegar a un consenso sobre el camino a seguir con la suficiente antelación, de cara a 2023”.

Líderes en chips y semiconductores

“Del sector digital depende nuestro éxito o fracaso”, ha afirmado la presidenta de la Comisión Europea. “Los Estados miembros comparten esta opinión: el gasto digital en NextGenerationEU [fondos europeos] superará incluso el objetivo del 20% fijado. Esto refleja la importancia de invertir en nuestra soberanía tecnológica europea. Permítanme centrar su atención sobre los semiconductores, esos chips minúsculos que hacen que todo funcione, desde los teléfonos inteligentes y los patinetes eléctricos a los trenes o las fábricas inteligentes. No hay sector digital sin los chips. Y, en este preciso momento, líneas de producción enteras ya están funcionando a medio gas, a pesar de la creciente demanda, por la escasez de semiconductores. Presentaremos una nueva Ley Europea de Chips. Necesitamos conectar nuestras capacidades de investigación, diseño y ensayo que se encuentran en la vanguardia mundial”.

De “la equidad social”…

“Es importante poner en práctica el pilar europeo de derechos sociales”, ha afirmado Von der Leyen: “Estamos hablando de empleos dignos, de condiciones de trabajo justas, de una mejor atención sanitaria y de un buen equilibrio de vida. Si la pandemia nos ha enseñado algo, es el valor del tiempo. Eso, y que no existe tiempo tan valioso como el tiempo dedicado a nuestros seres queridos. Por ello, propondremos una nueva estrategia europea de cuidados sanitarios. Para que cada hombre y cada mujer pueda recibir los mejores cuidados posibles y alcanzar el mayor equilibrio de vida”.

… a la “equidad fiscal”

“Dicho esto, la equidad social no es solo una cuestión de tiempo, sino también una cuestión de equidad fiscal”, ha proseguido la jefa del Ejecutivo comunitario: “En nuestra economía social de mercado es bueno que las empresas obtengan beneficios. Pero si obtienen beneficios, es sin lugar a dudas gracias a la calidad de nuestras infraestructuras, de nuestra seguridad social y de nuestros sistemas educativos”.

“Por tanto, lo mínimo que cabe exigir es que contribuyan en una justa medida. Ese es el motivo de que sigamos luchando contra la evasión y el fraude fiscales”, ha dicho Von der Leyen: “Propondremos un proyecto de ley en cuyo punto de mira estarán los beneficios encubiertos tras sociedades pantalla. Y haremos todo cuanto esté en nuestra mano por cerrar un acuerdo mundial histórico sobre el tipo mínimo del impuesto de sociedades. Pagar impuestos en una cuantía justa no es solo una cuestión de finanzas públicas, sino también, y sobre todo, una simple cuestión de equidad”.

50 palabras para la Conferencia sobre el Futuro de Europa

Uno de los proyectos que más intenta vender la burbuja bruselense es la llamada CoFoE. Es decir, la Conferencia sobre el Futuro de Europa, una serie de reuniones para concluir unas recomendaciones a mediados del año que viene que no se sabe aún si serán de calado ni si los Gobiernos querrán asumirlas o si requerirán cambiar tratados, lo cual es muy complejo. “Son ellos, los jóvenes, quienes deben conducir los debates de la Conferencia sobre el Futuro de Europa. Es su futuro y debe ser su Conferencia. Como ya afirmamos al inicio de nuestro mandato, la Comisión estará dispuesta a dar seguimiento a todos los puntos que se adopten en la Conferencia”, ha dicho sin más Von der Leyen.

Toque a Washington por el cambio climático

“En las conferencias de México y París, la comunidad internacional se comprometió a aportar 100.000 millones de dólares al año hasta 2025”, ha recordado Von der Leyen: “Nosotros cumplimos con nuestro compromiso. Europa aporta unos 25.000 millones de dólares anuales. Sin embargo, otros dejan una brecha abierta a la hora de intentar alcanzar el objetivo global. Si colmamos esa laguna, mayor será la probabilidad de que la cita de Glasgow sea un éxito. Europa está dispuesta a hacer más: vamos a proponer un aumento de la financiación de la lucha contra el cambio climático en unos 4.000 millones de euros de aquí a 2027, y esperamos que, junto a nosotros, Estados Unidos y nuestros socios den un paso al frente. Si entre los Estados Unidos y la Unión Europea lográramos colmar la laguna existente en la financiación de la lucha contra el cambio climático estaríamos haciendo gala a las claras de nuestra capacidad como líderes mundiales en materia de clima”.

Defensa europea de la mano de Macron

El presidente francés, Emmanuel Macron, será el presidente de turno de la UE el primer semestre de 2022, coincidiendo con las elecciones presidenciales francesas. Macron ha sido uno de los principales líderes europeos críticos con la OTAN, al tiempo que ha abogado por una defensa europea, y será el aliado con el que la Comisión Europea convocará una conferencia el próximo año.

“Durante los últimos años comenzamos a desarrollar un ecosistema europeo de defensa, aunque lo que de verdad echamos en falta es una Unión Europea de la Defensa”, ha afirmado Von der Leyen: “Se ha venido hablando durante las últimas semanas de fuerzas militares, de su carácter y cuantía [el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha propuesto 5.000 soldados], de si han de adoptar la forma de grupos de combate o de fuerzas de intervención. No cabe duda de que esta cuestión concreta se tendrá que debatir, y creo que formará parte de la solución, pero en este caso lo fundamental es por qué esta idea no ha funcionado hasta la fecha. La razón de esta inacción hay que buscarla no en la falta de capacidad, sino en la carencia de voluntad política a la hora de recurrir a nuestros efectivos. Si estamos dispuestos a suscribir un compromiso, es mucho lo que podemos hacer a escala de la UE”.

Al rescate del Pacto Migratorio

Si la crisis de Afganistán ha impulsado la idea de la defensa europea, también ha servido para que el Ejecutivo comunitario intente salvar su propuesta de Pacto Migratorio, que no contenta a nadie en la UE. “El Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo nos ofrece todo lo que necesitamos para gestionar los diferentes tipos de situaciones a las que nos enfrentamos. En el año transcurrido desde que la Comisión presentó el Pacto, los avances han sido dolorosamente lentos. Pienso que este es el momento para una política europea de gestión de la migración. Así pues, les ruego que aceleren el proceso, en esta Cámara y en los Estados miembros. Todo esto se reduce en última instancia a una cuestión de confianza. Confianza entre los Estados miembros. Confianza para los europeos en que la migración puede gestionarse. Confianza en que Europa siempre cumplirá su deber perdurable para con los más vulnerables y los más necesitados”.

Y ha añadido: “Hay muchos puntos de vista firmemente defendidos sobre la migración en Europa, pero creo que las bases comunes no están muy lejanas. Porque, si se les pregunta, la mayoría de los europeos estarán de acuerdo en que debemos actuar para combatir la migración irregular, pero también en que debemos ofrecer refugio a aquellos que se ven obligados a huir. Estarán de acuerdo en que debemos repatriar a aquellos que no tienen derecho a quedarse. Pero también en que debemos dar la bienvenida a quienes vienen aquí de forma legal y realizan una contribución tan decisiva a nuestra sociedad y nuestra economía. Y todos debemos estar de acuerdo en que el tema de la migración no debe utilizarse nunca para dividir”.

Aviso a Polonia y Hungría… pero sin mención

Bruselas tiene en el punto de mira a Budapest y Varsovia por su deriva autoritaria y homófoba, hasta el punto de congelar los fondos europeos por saltarse los “grandes valores europeos que emanan del patrimonio cultural, religioso y humanista de Europa”, ha dicho Von der Leyen: “Todos nos comprometimos a respetarlos cuando, como Estados libres y soberanos, pasamos a formar parte de esta Unión. Estamos decididos a defender estos valores. Y nunca cejaremos en esta determinación. Nuestros valores están garantizados por nuestro ordenamiento jurídico, y las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea los apuntalan. Estas sentencias son vinculantes, y nosotros velamos por su cumplimiento en todos los Estados miembros de nuestra Unión. No obstante, en algunos Estados miembros se está produciendo una evolución preocupante. Porque el derecho a una Justicia independiente o a recibir el mismo trato ante la ley son derechos que deben estar garantizados para todas las personas, en cualquier lugar de Europa y con independencia de que pertenezcan a una mayoría o a una minoría”.

Contra la violencia machista

Von der Leyen, eso sí, ha propuesto una ley europea de violencia machista: “Defender nuestros valores es también defender la libertad. Libertad para ser quien eres, libertad para decir lo que piensas, libertad para amar a quien quieras. Pero la libertad también significa estar libre del miedo. Y durante la pandemia, demasiadas mujeres se vieron privadas de esa libertad. Por eso, a finales de año, propondremos una ley para combatir la violencia contra las mujeres, desde la prevención hasta la protección y el enjuiciamiento efectivo. Se trata de defender la dignidad de cada individuo. Se trata de justicia. Porque esta es el alma de Europa. Y debemos hacerla aún más fuerte”.

Con los periodistas… pero sin rueda de prensa

La presidenta de la Comisión Europea ha prometido una ley de defensa de los periodistas en su intervención en el Parlamento Europeo, donde luego no ha comparecido ante la prensa.

La información es un bien público. Tenemos que proteger a quienes hacen posible la transparencia: los periodistas y las periodistas”, ha afirmado Von der Leyen: “Por eso hoy hemos formulado una recomendación para reforzar la protección de los periodistas y las periodistas. Y tenemos que parar a aquellos que amenazan la libertad de prensa. Los medios de comunicación no son simples empresas comerciales. Su independencia es esencial. Por ello, Europa necesita una ley que garantice esta independencia. Y es precisamente una ley sobre la libertad de prensa de este tipo lo que presentaremos el año que viene. Porque al defender la libertad de nuestros medios de comunicación defendemos también nuestra democracia”.



www.eldiario.es