Monday, February 26

La Asamblea General de la ONU exige el fin del embargo a Cuba con los votos en contra de EEUU e Israel


La Asamblea General de la ONU ha aprobado este jueves por abrumadora mayoría una resolución para exigir el fin del embargo económico y comercial estadounidense contra Cuba que ya ha superado seis décadas, a la que únicamente se han opuesto dos países: Estados Unidos e Israel.

Este llamamiento, que viene haciéndose anualmente desde hace 31 años, ha recibido en esta ocasión 187 votos a favor, dos en contra y una sola abstención, la de Ucrania.

Al completarse la votación y aparecer los resultados en la pantalla gigante de la Asamblea, muchos de los delegados presentes han estallado en aplausos.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, que intervino justo antes de la votación ante la Asamblea, ha denunciado que el bloqueo “viola el derecho a la vida, la salud, la educación y el bienestar de todas las cubanas y cubanos”, y constituye “un acto de guerra en tiempo de paz”.

Unilateral, anacrónico y lesivo con la población

La Asamblea celebra cada año una sesión específica para pedir el fin de este embargo impuesto en 1962 y que impide a Cuba hacer transacciones en dólares, comercializar con productos que atraviesen EEUU y que tengan un porcentaje mínimo del 10% de partes elaboradas en ese país, así como utilizar el sistema financiero norteamericano.

Pero los países que este miércoles y este jueves han intervenido en la Asamblea en apoyo de Cuba –muchos de ellos sólidos aliados de EEUU en el mundo– han insistido en que el embargo es una medida unilateral, pues no ha sido decidido por el Consejo de Seguridad, supone una injerencia en otros Estados y termina castigando sobre todo a la población de Cuba, antes que a su Gobierno.

La magnitud del apoyo que Cuba recibe en este asunto se manifiesta en el hecho de que ocho agrupaciones de países diferentes –latinoamericanos, africanos, islámicos, Grupo de 77 más China, entre otros– han presentado este año mociones particulares de rechazo al bloqueo, y luego algunos intervienen a título individual.

Sin embargo, pone también en evidencia la irrelevancia de la Asamblea General –más allá del valor simbólico–, que lleva 31 años aprobando una resolución prácticamente similar sin que ello haya conseguido hacer ninguna mella en la política estadounidense para con la isla caribeña.

Una firma para revertir las decisiones de Trump

Rodríguez ha lamentado que la Administración de Joe Biden no haya variado ni un ápice la política del embargo, que resultó endurecida por su predecesor Donald Trump, al incluir a Cuba en su lista de países patrocinadores del terrorismo.

“Le hubiera bastado, si hubiera querido, una sola firma”, ha lamentado el canciller, que ha subrayado la voluntad de su país de reforzar la relación con Estados Unidos y ha recordado además que nada en la política de Cuba perjudica a EEUU, ni a su sistema político o a sus empresas.

Según las más recientes estimaciones de las autoridades cubanas, el embargo causó una afectación de 4.800 millones dólares entre el 1 de marzo de 2022 y el 28 de febrero de 2023.

Los daños acumulados desde 1962, cuando entró en vigor el embargo, superan los 159.000 millones de dólares, acorde con el Gobierno cubano, que lo señala además como uno de los “impedimentos” al desarrollo del país.





www.eldiario.es