Sunday, December 3

La consejera de Vox en Extremadura quiere que también se pueda cazar en las fincas privadas de Monfragüe


La consejera extremeña de Gestión Forestal y Mundo Rural, perteneciente a Vox, Camino Limia, ha manifestado este martes que la reducción de las acciones cinegéticas de control poblacional a las fincas públicas del Parque Nacional de Monfragüe sin incluir las privadas, que abarca el 50 % del espacio, aproximadamente, podría suponer “un grave problema de sanidad animal”.

La ministra Ribera advierte a la presidenta de Extremadura que la caza está prohibida en parques nacionales

Más

La consejera ha señalado que la ley avala y respalda la apuesta de su departamento de Gestión Forestal y Mundo Rural por la caza con fines de control poblacional en Monfragüe, aunque se trata de una iniciativa que el PP, que gobierna en coalición con la extrema derecha en la comunidad, también ha presentado como propia.

“Todas las normas que afectan al Parque Nacional de Monfragüe (Ley de Caza de Extremadura, Ley de Declaración del Parque Nacional de Monfragüe, Ley de Parques Nacionales y Plan Director de la Red de Parques Nacionales), a pesar de que consideran la caza como una actividad incompatible, siempre contemplan una excepción en lo relativo a la práctica de la caza (actividad cinegética) para el desarrollo de los controles poblacionales, es decir, lo que proponemos desde esta consejería”, ha indicado.

Limia ha recordado que los controles poblacionales mediante acciones cinegéticas se han venido desarrollando en el Parque Nacional de Monfragüe desde el año 1997 hasta el año 2020, por motivos biológicos y técnicos en fincas públicas y privadas. Ha recordado que entre los aprovechamientos tradicionales de la zona se encontraba la caza como regulador natural para el mantenimiento de las densidades de población, la afectación a las formaciones vegetales y el control de las enfermedades infecciosas, entre ellas, la tuberculosis. A su juicio, el “mérito” de su estado de conservación no era de la Administración, sino de los propietarios privados que se habían ocupado de su mantenimiento, respetando los procesos biológicos y contribuyendo a su protección.

Desde el siglo pasado con su declaración como Parque Natural se han ido adquiriendo fincas por parte de la Administración y en la actualidad el porcentaje de propiedad privada es, aproximadamente, del 50 %, ha indicado. El Parque Nacional tiene una superficie de 18.396 hectáreas y se encuentra rodeado por 30.767 hectáreas de cotos de caza y de explotaciones ganaderas.

La colaboración de los propietarios privados en el mantenimiento de estos ecosistemas y en la regulación de las poblaciones de especies cinegéticas (ciervos y jabalíes) siempre ha sido determinante, a juicio de la consejera. Y en ese comunicado ha aseverado que ha sido continua y reconocida por la Administración gestora (Dirección General del Medio Ambiente, Dirección General de Sostenibilidad…) hasta el año 2020 en que la entonces Dirección General de Sostenibilidad (Consejería de Transición Ecológica y Sostenibilidad) “decidió prescindir totalmente”de la colaboración de los propietarios privados y aprobó un Plan y un Programa de acción selectiva para la temporada2021/2022 donde no permitía la realización de ningún control poblacional de ciervos y jabalíes en fincas privadas.

A su juicio, las normas inadecuadas que ignoran los procesos naturales pueden generar desequilibrios y problemas, ya que los animales silvestres son territoriales, y por ello es necesario actuar allí donde está el problema, “no donde la Administración gestora decide desde los despachos”.

Camino Limia también ha denunciado que la reducción de las acciones de control en las fincas públicas del Parque Nacional supone que, en la mitad del espacio de Monfragüe, de propiedad privada, “no se realiza ningún control desde el año 2019, lo que ha ocasionado graves problemas sanitarios, medioambientales y económicos que parece que la Administración intenta eludir a pesar de la evidencia de los informes emitidos por sus técnicos”.

La presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, anunció el domingo que a partir de octubre se volver a poder practicar la caza en el Parque Nacional de Monfragüe, aunque solo en las fincas públicas y que no sería una actividad comercial ni deportiva, sino para el control de la población animal.

Ante este anuncio, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, recordó a Guardiola que la ley prohíbe la actividad cinegética en parques nacionales, y los plazos para esta prohibición los aprobó Mariano Rajoy Rajoy. “No sé si se refiere a cambios en el plan de gestión, que han de ser compatibles con la ley y con ok de todos”, se pregunta Ribera en el mensaje.



www.eldiario.es