Monday, February 26

La última encuesta de Urkullu: supera al PNV en valoración y aprueba allí donde no llega el partido


La Presidencia vasca ha dado a conocer este jueves el último Sociómetro al completo. Ya la semana pasada se adelantó que los datos recogidos daban ganador de las elecciones vascas al PNV antes de decidir prescindir del lehendakari desde 2012, Iñigo Urkullu, para apostar por un relevo generacional encarnado en Imanol Pradales. Los datos completos dan continuidad a esa tendencia y otorgan a Urkullu la mejor nota de entre todos los líderes políticos vascos (5,5 sobre 10) y es más alta que la de su propio partido (5,2). Urkullu era también el líder más conocido y el más valorado entre sus propios simpatizantes (7,1) e incluso en los de otras sensibilidades políticas.

Eso sí, la encuesta recoge también que sigue creciendo la percepción de la gestión de la Sanidad pública como un problema. Ya lo es para el 28% de la población cuando lo era para un 7% en el inicio de la etapa de Urkullu y para un 6% antes de la COVID-19, que motivó decisiones erráticas en las sucesivas fases. En España, actualmente, la percepción de que existe un problema en la gestión sanitaria es inferior, del 21%. También hay un ‘gap’ en materia de Vivienda: el 19% lo cita en Euskadi por el 6% en España. Aquí el PNV se ha opuesto a la ley estatal contra el criterio del PSE-EE, que es el que dirige las políticas de Vivienda en la coalición de Gobierno. Ha llegado a formular un recurso de inconstitucionalidad como las comunidades del PP. La política de Vivienda es la que menos es calificada como “buena” -20%-, por debajo de Sanidad, Empleo y Justicia.

El socialista Javier Hurtado dirige la cartera de Turismo, cuya labor es vista como buena por el 72%. Un 73% considera que los servicios públicos son “muy buenos” o “bastantes buenos”. Los vascos sí creen que Euskadi está mejor que España en cuanto a situación económica y a polarización política. Los problemas laborales son los más acuciantes para los vascos (los menciona un 47%), pero es el dato más bajo desde 2004.


Urkullu aprueba donde no lo hace el PNV

A Urkullu lo conoce el 94% de la sociedad. La siguiente más conocida es la portavoz parlamentaria de la coalición Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, con un 37%. En sus negociaciones con Sumar, Podemos plantea la continuidad de Gorrotxategi. El nuevo líder del PSE-EE, Eneko Andueza, es desconocido aún para el 66% y Javier de Andrés, del PP, no suena al 68% aunque fue delegado del Gobierno de España o diputado general de Álava (donde llega al 48% de conocimiento). La jefa de la oposición y actual portavoz de EH Bildu, Nerea Kortajarena, apenas es recordada por uno de cada cuatro. Ella forma parte de las quinielas para la candidatura abertzale.

El 67% de los encuestados aprueba a Urkullu, un 71% en Bizkaia, un 64% en Gipuzkoa y un 61% en Álava. El ya apartado lehendakari tenía el visto bueno en todas las franjas de edad, con un 59% entre los de 30 a 45 años, que es su peor registro, y un 77% entre los mayores, su mejor dato. Gorrotxategi, de nuevo la segunda en porcentaje de aprobados, recibe el visto bueno del 23%. En su partido, el PNV, el 92% daba su aprobación a Urkullu. Ninguno de los otros portavoces o candidatos actuales alcanza un 50% entre sus filas. Y, salvo los que votaron a Vox, el resto también aprueba a Urkullu incluso en más proporción que al líder de su formación de referencia. Un dato: un 84% de los socialistas aprueba a Urkullu mientras que Andueza se queda en el 34%.

El 5,5 de Urkullu supone un descenso de mediciones anteriores, donde llegó a un 5,7. Sin embargo, llegó a líder del PNV en 2008 con un 4,2 y a lehendakari en 2012 con un 4,4. Su caída se produjo tras el parón por la COVID-19 y coincidiendo con el desgaste de gestión en áreas como Sanidad. Kortajerena y Gorrotxategi también aprueban, con 5,1 y 5, mientras que Andueza queda en 4,6. De Andrés se estrena con un 2,9. Está incluso por debajo del 3,2 de Amaia Martínez Grisaleña. de Vox, aunque da un empujón al 2,2 de Carlos Iturgaiz.

En comparación con su partido, Urkullu saca un 5,2 en Álava mientras que el PNV suspende en esa provincia y un 5,1 de media entre los menores de 45 años mientras que el partido cae al 4,7. Entre los universitarios, los trabajadores y los parados Urkullu mejora a la marca, que no llega al 5. Solamente los ateos y los más abertzales y de izquierdas suspenden al actual lehendakari. A los simpatizantes del PSE-EE les merece un 6. El sondeo, además, dibuja una Euskadi con un mayor número de contrarios a la independencia (37%) que partidarios (22%), aunque un 33% dice que se posicionaría “según las circunstancias”. El sentimiento identitario más extendido es el de ser “tan vasco como español”, mencionado por un 40%. Hay un 21% de “únicamente vascos”, un 20% de “más vascos que españoles”, un 5% de “únicamente españoles” y un 4% de “más españoles que vascos”.

La encuesta fue encargada por el Gabinete de Prospecciones Sociológicas (GPS) de la Presidencia vasca a la empresa Ikerfel. Como ya se indicó, el trabajo de campo se hizo entre el 21 y el 24 de noviembre. Apenas un 2,4% de los cuestionarios se realizó después de que saltara la noticia del adiós de Urkullu, por lo que los responsables del trabajo entienden que no tiene ningún efecto estadísticamente representativo. Se hicieron 3.030 llamadas, 1.315 en Bizkaia, 985 en Gipuzkoa y 730 en Álava. Después de este trabajo y ya con la propuesta de Pradales encima de la mesa Ikerfel ha realizado nuevas encuestas, aunque no consta para qué cliente.



www.eldiario.es