Saturday, May 28

Las claves del día: Ucrania calcula 5.000 muertos en Mariúpol y dice recuperar una ciudad disputada cerca de Kiev


La ofensiva ordenada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, el 24 de febrero contra Ucrania desde el este, el sur y el norte del país ha entrado en su día número 33, con Kiev y Moscú preparándose para reanudar las negociaciones en Estambul.

Mientras, muchos ojos están puestos en los movimientos de las tropas rusas en el terreno en un día en el que las autoridades ucranianas han dicho que han recuperado Irpin, cerca de la capital, y cifran en 5.000 la cantidad de muertos en la sitiada Mariúpol.

Las negociaciones

Ucrania y Rusia se preparan para retomar esta semana las negociaciones cara a cara en busca del esperado alto el fuego. La nueva ronda será en Estambul, tras varios días de conversaciones solo telemáticas. Ambas partes han dicho que esperan comenzar el encuentro este martes. Informa Vanesa Rodríguez.

Una vez más, las posiciones se perfilan vía entrevistas. El último en pronunciarse ha sido el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, que ha dicho en una conversación con medios rusos que el estatus del Donbás, región oriental donde se encuentran las autoproclamadas repúblicas prorrusas, es un tema “complejo” que “debe abordarse y resolverse”.

También ha reiterado que dicho que Ucrania está preparada para debatir la adopción de un estatus neutral como parte de un acuerdo de paz, pero dice que tendría que ir a referéndum y ser avalado por países terceros.

Pero antes de que Kiev y Moscú se sienten de nuevo en la mesa, el Wall Street Journal  ha informado de que el multimillonario ruso Roman Abramovich y otros dos miembros de la delegación ucraniana en las negociaciones con Rusia experimentaron síntomas de un posible envenenamiento tras una reunión en Kiev a principios de marzo. La organización internacional Bellingcat lo ha confirmado.

Los combates

El gobernador de Járkov ha asegurado que, durante las últimas 24 horas, las fuerzas rusas han lanzado alrededor de 59 proyectiles de artillería y mortero. El alcalde de la ciudad de Járkov, la segunda más importante del país, ha dicho que un tercio de la población de la ciudad ha huido durante la guerra.

Según el Ejército ucraniano, las fuerzas rusas siguen bloqueando la ciudad de Chernígov, al norte, “infligiendo daños por fuego a la infraestructura civil”. Las autoridades ucranianas alertaron la semana pasada de las condiciones humanitaria en esta ciudad.

La vice primera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, ha dicho que las fuerzas rusas continúan militarizando la zona de exclusión de Chernóbil. “Esto presenta un riesgo muy serio de dañar las estructuras de aislamiento construidas sobre la cuarta unidad de la estación después de su explosión en 1986”.

El alcalde de Irpin, cerca de Kiev, ha dicho que las fuerzas ucranianas han “liberado” la ciudad, que ha sido uno de los principales puntos de combates con las fuerzas rusas cerca de la capital. Este domingo, las autoridades regionales dijeron que las tropas ucranianas recuperaron el control de Trostianets, ciudad al noreste.

Muchos ojos están puestos en los movimientos de Rusia en la ofensiva después de que Moscú dijera el viernes que los objetivos de la primera fase de su operación militar “se han cumplido en general” y que, a partir de ahora, se centrará “en conseguir el objetivo principal, la liberación del Donbás” –al este, donde se encuentran los territorios separatistas de Donetsk y Lugansk–, aunque no excluía ataques a otras ciudades.

Este lunes, el portavoz del Ministerio de Defensa de Ucrania, Oleksander Motuzyanyk, ha dicho que no ven indicios sobre el terreno de que Rusia haya renunciado a un plan para rodear Kiev, según informa la agencia Ukrinform.

“Según nuestra información, la Federación Rusa no ha abandonado sus intentos de rodear Kiev. Por ahora no vemos que las fuerzas enemigas se alejen de Kiev”, ha dicho. “Decimos lo mismo sobre otras ciudades: Chernígov, Járkov, Sumy. Tan pronto como veamos el movimiento de las unidades relevantes del Ejército ruso en las áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk, nos aseguraremos de anunciarlo. Por el momento, no vemos ninguna acción activa del enemigo en esta dirección”.

En su último parte, las fuerzas armadas ucranianas dicen que Rusia se está preparando para “reanudar las operaciones ofensivas” y aseguran que han observado un reagrupamiento de sus tropas “con el fin de aumentar la capacidad ofensiva para cumplir sus objetivos de alcanzar las fronteras administrativas de las regiones de Donetsk y Lugansk”. Al mismo tiempo, dicen, “siguen lanzando ataques con misiles y bombas contra la infraestructura militar y civil de Ucrania”. Y advierten igualmente de que los barcos rusos pueden estar preparando ataques con misiles contra objetivos ucranianos.

Las fuerzas armadas dicen que Rusia está reagrupando las tropas y retirando algunas de las unidades a Bielorrusia “para restablecer la capacidad de combate”. Según Motuzyanyk, este movimiento también es para reponer municiones “porque con las fuerzas y los medios disponibles en ciertas áreas, el ejército ruso ya no puede realizar operaciones ofensivas”.

En su última evaluación, este domingo, el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), con sede en Washington, decía que es muy poco probable que el Kremlin haya abandonado sus esfuerzos para rodear Kiev, “pero probablemente no podrá cohesionar el poder de combate necesario para reanudar las principales operaciones ofensivas en un futuro próximo”. Sostenían que es probable que los contraataques ucranianos permitan a las fuerzas ucranianas recuperar terreno clave y desbaratar los esfuerzos rusos por reanudar las principales operaciones ofensivas. 

Un alto cargo de defensa estadounidense citado por la agencia AP dice que Putin puede esperar ahora tomar el control total del este mientras mantiene a otras fuerzas ucranianas ocupadas con la defensa de Kiev y otras áreas y luego tratar de presionar a Zelenski para que entregue formalmente el control sobre Donbás y reconozca Crimea como rusa.




Hasta ahora, Rusia ha logrado la mayoría de sus avances en las ciudades del sur y el este, mientras sus fuerzas han permanecido más estancadas en muchas áreas, como el norte y alrededor de Kiev. Las fuerzas rusas, sin embargo, han seguido lanzando proyectiles y misiles sobre ciudades. 

El Ministro de Defensa británico dice en su última actualización de inteligencia de esta mañana que en las últimas 24 horas no se han producido cambios significativos en las posiciones de las fuerzas rusas en la Ucrania ocupada. “Las continuas carencias logísticas se han visto agravadas por la continua falta de ímpetu y moral de los militares rusos, y por los agresivos combates de los ucranianos”.

Sin embargo, Reino Unido asegura que Rusia ha ganado la mayor parte del terreno en el sur, en las cercanías de Mariúpol, “donde continúan los intensos combates mientras Rusia intenta capturar el puerto”. Un portavoz del alcalde de Mariúpol ha dicho que casi 5.000 personas han muerto durante el asedio, según recogen varios medios. Los analistas del ISW creen probable que las fuerzas rusas obtengan el control de la ciudad en un futuro relativamente cercano y también menciona el éxito de algunas acciones ucranianas en los alrededores de la ocupada Jersón.

Los corredores

Las autoridades han dicho que este lunes no hay planes para evacuar a civiles a través de corredores humanitarios debido a informaciones inteligencia sobre posibles “provocaciones” rusas a lo largo de las rutas.

Desde que se pactó la apertura de corredores humanitarios a principios de marzo, ha habido muchos intentos fallidos entre acusaciones de violaciones al alto al fuego por parte de Rusia. Moscú también ha culpado a Kiev de que estas operaciones no den resultados.

La sitiada y bombardeada Mariúpol ha centrado muchas miradas por la agónica situación en la que se encuentra desde hace semanas. El alcalde ha dicho que la ciudad sureña debe ser evacuada por completo y ha recalcado que cerca de 160.000 permanecen en la localidad, en la que asegura que es imposible vivir, porque no hay nada, sin luz, ni calefacción. Muchos vecinos se han refugiado en sótanos durante semanas, sin comida, agua ni medicinas.

Los civiles solo han podido abandonar en los últimos días Mariúpol por sus propios medios. Un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja ha dicho a la BBC que no tiene equipos que puedan acceder para ayudar porque necesitan que Rusia y Ucrania garanticen una ruta segura.

Las víctimas

El número total de víctimas sigue sin estar claro y las cifras reales son, casi con seguridad, mayores a las conocidas. Los últimos datos de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos elevan a 2.975 las víctimas civiles, entre ellas 1.151 muertos –103 de ellos menores– y 1.824 heridos desde el 24 de febrero.

Estas estadísticas no incluyen las cientos de víctimas que han denunciado ciudades como Mariúpol, donde las autoridades locales afirman que han muerto miles de personas en los ataques.

Una diputada ucraniana ha acusado a los soldados rusos de cometer violaciones y agresiones sexuales contra mujeres.

Cientos de miles de personas continúan escapando en busca de seguridad. Más de 3,87 millones de personas, principalmente mujeres y niños, han huido a los países vecinos desde el comienzo de la invasión, según la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur). La enorme mayoría, casi 2,3 millones, ha salido por Polonia, pero también por otros países que comparten frontera como Hungría, Moldavia, Rumanía, Eslovaquia y Rusia.

Casi 380.000 refugiados ucranianos han atravesado las fronteras de Moldavia desde el inicio de la guerra. El flujo migratorio se ralentiza, pero no se frena, y el perfil de quienes escapan cada vez es más vulnerable. Lo cuenta Gabriela Sánchez, enviada especial de elDiario.es.

Casi 6,5 millones de personas están desplazadas dentro de Ucrania, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Sobre las estimaciones de las bajas militares hay un vacío importante de información y las disponibles oscilan mucho. Los militares ucranianos aseguran que Rusia ha perdido alrededor de 17.000 efectivos. Moscú actualizó la semana pasada por primera vez sus cifras desde el 2 de marzo, e informó de la muerte de 1.351 soldados rusos y 3.825 heridos. El presidente Volodímir Zelenski dijo el 12 de marzo que 1.300 soldados ucranianos han muerto durante la invasión.

El Kremlin ha dicho que los investigadores rusos investigarán un vídeo difundido en las redes sociales que supuestamente muestra a las fuerzas ucranianas maltratando a soldados rusos capturados. Antes, el comandante jefe de Ucrania dijo que las fuerzas armadas de Ucrania respetan las normas internacionales y acusó a Rusia –sin proporcionar pruebas– de producir tales videos para desacreditar a los soldados ucranianos, según informa Reuters.

En su cálculo de las pérdidas rusas, Ucrania asegura haber destruido 586 tanques, 1.694 vehículos blindados, casi 400 sistemas de artillería y de lanzamiento múltiple de misiles (MLSR), 250 aviones y helicópteros, así como varios barcos y aviones no tripulados, entre otros. Rusia ha dicho que sus fuerzas han destruido un total de 308 drones, 1.713 tanques y otros vehículos blindados de combate, 170 lanzacohetes múltiples, 715 piezas de artillería de campaña y morteros, informa la agencia Tass.

En Rusia, desde el comienzo de la ofensiva, las autoridades han detenido a 15.107 personas en protestas en contra de la guerra, según informa OVD-info, organización especializada en el seguimiento de arrestos y la defensa de detenidos. 

El periódico Nóvaya Gazeta, critico con Putin, ha anunciado que suspende temporalmente su publicación tras varias advertencias del Roskomnadzor, el regulador ruso de las comunicaciones, que afirmó este domingo que los medios rusos que entrevistaron a Zelenski no debían publicar la entrevista.

La diplomacia y las sanciones

El presidente francés Emmanuel Macron ha dicho en una entrevista recogida por AFP que planea hablar con Putin este lunes o este martes para organizar una operación de evacuación de los civiles de Mariúpol en cooperación con Turquía, Grecia, las organizaciones humanitarias y las autoridades ucranianas.

Los ministros de Interior de la Unión Europea celebran este lunes una reunión extraordinaria para tratar de coordinar la acogida de los millones de refugiados que han llegado huyendo de la invasión rusa de Ucrania.

Altos cargos de Estados Unidos han insistido en que Washington no busca un cambio de régimen en Rusia e intentaron matizar las declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, quien el sábado dijo que Putin “no puede permanecer en el poder”. Un portavoz del Kremlin ha calificado estas declaraciones de “alarmantes”.



www.eldiario.es