Monday, September 20

Nelly Lahoud, investigadora de los ‘papeles’ de Bin Laden: “Al Qaeda quedó aplastada en diciembre de 2001, EEUU la sobrevaloró”

Nelly Lahoud ha pasado años leyendo miles de anotaciones, transcripciones de conversaciones y cartas de Osama bin Laden y su familia. Son parte de los archivos que las fuerzas especiales recuperaron en el asalto del fortín del terrorista en Abbottabad en mayo de 2011 y que el Gobierno de EEUU ha ido desclasificando desde entonces. En total, cerca de 430.000 documentos. La investigadora empezó a estudiarlos cuando estaba trabajando en el Centro de Lucha contra el Terrorismo en West Point, que gestionó las primeras cartas publicadas, y ha seguido la ingente labor con el apoyo del think-tank New America.

Lahoud se ha centrado, en particular, en las cartas personales y la transcripción de reuniones, en total unas 6.000 páginas, y publicará sus hallazgos el próximo abril en su libro The Bin Laden Papers. Dice que lo que más le sorprendió fue descubrir una imagen de Al Qaeda diferente y mucho más débil de la que había visto reflejada en los medios y en los informes oficiales durante años.

¿En qué sentido era diferente lo que encontró en los documentos de lo que sabía por los medios e informes de inteligencia?

Durante años, cada vez que había un ataque en cualquier sitio del mundo, siempre pensamos que Al Qaeda estaba detrás. Cada vez que Bin Laden o Ayman Zawahiri daban un discurso público, pensábamos que eran poderosos. Era como si Al Qaeda estuviera dirigiendo el espectáculo. Pero cuando empiezas a leer las cartas, te das cuenta de cuán hundida estaba Al Qaeda desde diciembre de 2001.

Bin Laden tenía contacto con otros grupos yihadistas regionales que comenzaron a surgir y a actuar bajo el nombre de Al Qaeda, primero con el grupo en Irak, luego con el norte de África, Al Qaeda en el Magreb Islámico, luego en Yemen… Pero hubo mucha tensión entre ellos. Estos grupos no estaban haciendo todo lo que Al Qaeda quería. En 2010, Osama bin Laden estaba bastante harto de estos grupos, estaba muy decepcionado de que estuvieran más interesados ​​en participar en luchas contra los regímenes locales, mientras que lo que él quería que hicieran era lo que hizo Al Qaeda el 11 de septiembre o los atentados de 1998. Estos son los ataques que esperaba.

Pensó que Abu Musab al Zarqawi de Irak uniría los esfuerzos de la comunidad yihadista. Pensó que esto era una gran esperanza, pero eso no fue realmente lo que sucedió. No estaban trabajando al unísono. Los demás grupos estaban más comprometidos con la lucha contra los regímenes locales. En 2010, Bin Laden le dijo a uno de sus colaboradores que quería que preparara un memorando de entendimiento y lo enviara a todos los “hermanos” en las regiones de África para que no hicieran ninguna acción y no hicieran declaraciones públicas a menos que Al Qaeda lo aprobara. Quería monopolizar el terrorismo internacional para que estuviera en manos de Al Qaeda porque esa no era la Al Qaeda que quería. Y en el décimo aniversario del 11 de septiembre, planeaba anunciar una nueva fase, una nueva Al Qaeda. Él estaba muy descontento con los ataques locales que mataban indiscriminadamente a musulmanes en mercados y en mezquitas. Quería ataques espectaculares como el del 11 de septiembre, como los atentados de 1998 en África Oriental, como el USS Cole. Es decir, apuntar a objetivos militares, políticos o económicos de los estadounidenses para obligarles a retirarse de los países musulmanes.

¿Y encontró alguna señal de remordimiento o reflexión sobre el 11 de septiembre?

Reflexiones, sí. Nunca mostró remordimiento y continuó refiriéndose a los ataques del 11-S como las victorias que había logrado. Pero no consiguió el objetivo que Al Qaeda se propuso lograr, que fue infligir un golpe decisivo que obligara a Estados Unidos a retirar sus fuerzas militares de Oriente Medio. Lo que tenía en mente era que los estadounidenses tomarían las calles y habría protestas contra la presencia de Estados Unidos en varias partes de los estados de mayoría musulmana que obligarían al Gobierno a retirarse. Eso no sucedió. Y él lo admitió, pero sin remordimientos.

Entonces, ¿con los atentados del 11 de septiembre consiguió lo contrario de lo que buscaba porque la reacción debilitó su red?

Es irónico, sí. Bin Laden tenía planes de hacer más ataques. Y también era el plan de Al Qaeda, a pesar del hecho de que fue destruida. En términos de las cosas que pudieron hacer ellos mismos, por las cartas, se ve que capturaron a un diplomático iraní a finales de 2008, y luego capturaron a otro afgano en el frente. Pero en términos de terrorismo internacional, el último ataque que llevó a cabo Al Qaeda fue en noviembre de 2002, los atentados de Mombasa (Kenia). Y la razón por la que pudieron hacer eso en 2002 es porque los operativos a los que se les había encomendado la tarea de planificar estos ataques ya habían sido enviados desde Afganistán a finales de 2000 o principios de 2001. Así que ya estaban en África Oriental. No tuvieron que lidiar con el hundimiento con el que los demás tuvieron que lidiar a raíz de la invasión de Afganistán liderada por Estados Unidos. Pero no pudieron hacer más después de eso. Eso se reflejaba en las cartas, y Bin Laden estaba muy frustrado.

¿Cree que la guerra de Afganistán fue un éxito en este sentido?

Al Qaeda se hundió en diciembre de 2001: fue realmente destruida en 2001 y aplastada en diciembre de 2001. Y claramente Al Qaeda quería hacer más. ¿Era necesario tener toda esta presencia militar? Después de diciembre de 2001, lo dudo, pero creo que los oficiales militares están en mejores condiciones que yo para evaluar esto.

Pero, ¿por qué cree que Estados Unidos pensaba que Al Qaeda era una amenaza mayor de lo que probablemente fue después de diciembre de 2001?

Los gobiernos deben hacer todo lo posible para protegernos. No solo en Estados Unidos. A juzgar por las cartas, claramente EEUU sobrevaloró las capacidades de Al Qaeda, particularmente cuando fue a la guerra en Irak en 2003. Y luego más tarde EEUU no prestó suficiente atención a las diferencias y divisiones entre los grupos yihadistas. Cuando EEUU aprobó la reducción de tropas en Irak en 2010 y 2011, bajo la Administración de Obama, no valoró eso. Mientras Bin Laden y Al Qaeda estaban debilitados, el grupo en Irak se había convertido en una entidad completamente diferente a Al Qaeda. En 2007, dejó de contestar las cartas de Al Qaeda. Estados Unidos asumió que era una entidad tan débil que probablemente era parte de Al Qaeda, pero este grupo estaba siendo dinamizado por nuevos líderes. Y así vimos el rápido ascenso del Estado Islámico, y tuvimos otra guerra diferente. 

El atentado del aeropuerto de Kabul a finales de agosto fue supuestamente perpetrado por el ISIS de Afganistán. ¿Cómo de activa es esta rama?

Son una rama de los talibanes paquistaníes, no son los talibanes afganos. Tienen una agenda completamente diferente. Ahora, no son tan poderosos como los talibanes afganos. No tienen tantos militantes. Pero el terrorismo es barato. No es muy caro llevar a cabo atentados así y un solo ataque puede tener efectos devastadores, como estas bombas. 

¿Y cree que son una amenaza para Estados Unidos, para Occidente? 

Todos los grupos yihadistas son una amenaza. Mientras sigan aspirando a llevar a cabo ataques y sigan planificándolos e intentándolos. Pero la comunidad antiterrorista tiene más capacidades sobre cómo saber y detener los ataques terroristas. Nos enteramos en los medios de comunicación dos días antes sobre la posibilidad de esa amenaza en el aeropuerto de Kabul. A veces las autoridades antiterroristas pueden parar los ataques. Los yihadistas siempre aspiran a atacar. Pero, ¿tienen las mismas capacidades que alguna vez tuvieron Al Qaeda o el ISIS?

Es interesante la comparación que usted hace con la Unión Soviética, cuando también parecía una amenaza mayor de lo que realmente era. 

Sí, así es. Cuando todos los materiales de los archivos de aquella época estuvieron disponibles y los académicos comenzaron a estudiarlos, se dieron cuenta de que cuando Occidente pensaba que la Unión Soviética se estaba haciendo cada vez más grande y más amenazante, en realidad estaba deshaciéndose. Y las cartas de Abbottabad realmente muestran lo desesperada que estaba Al Qaeda. En esto se parece.

¿Hubo algo en particular que no esperaba encontrar?

Fue sorprendente cuando me di cuenta de lo mucho que estaban involucradas la esposa de Bin Laden y sus hijas. Escribí un artículo en la London Review of Books sobre cómo las hijas trabajaban muy de cerca con su padre. Ellas lo ayudaron. Se reunieron con su padre a finales de 2004. Y es muy evidente por las cartas cómo ellas redactaban correspondencia y las declaraciones públicas de su padre.

¿Y cree que fue diferente al comienzo de Al Qaeda?

Bin Laden respetaba y valoraba a sus esposas. En el caso de sus hijas, las chicas eran muy jóvenes al principio. Sumayya era muy joven. La primera vez que la encontré en las cartas, en 2005, tenía 13 años. Era una carta a su hermana que estaba en Waziristán del Norte. Era una carta poderosa, tratando de consolar a su hermana sobre por qué el dolor de su separación valía la pena en comparación con los yihadistas que estaban sacrificando sus vidas por lo que llamaba la causa correcta. Contaba que estaba rezando para que los hijos de su hermana crecieran y se convirtieran en yihadistas y mártires. Entonces, a la edad de 13 años, escribía un árabe hermoso, muy fuerte.

También tenemos un documento único que se recuperó, realmente único porque nos permite ser una mosca en la pared en la casa de Bin Laden. La CIA, con todos los SEALs, las fuerzas de operaciones especiales, recuperaron este documento de 220 páginas escrito a mano. Resultó ser una transcripción de las conversaciones familiares durante los últimos dos meses de vida de Bin Laden sobre la Primavera Árabe. Se reunían en algún lugar del piso del complejo y discutían cuál debería ser la respuesta de Osama bin Laden a la Primavera Árabe. 

Y una de sus hijas, muy probablemente Mariam, transcribía lo que se decía en esas conversaciones. Es realmente difícil descifrar lo que escribe rápido. A veces sabe información que realmente no necesita poner, a veces está solicitando ayuda y aportes, habla de las necesidades de su familia. Puedes ver lo que estaba pasando, lo que decía cada persona en cada momento. Y también tenemos los borradores de las declaraciones sobre la Primavera Árabe, que podrían pasar al menos por 16 opiniones diferentes. Y sabemos el nombre de los archivos: a veces es Sumayya, a veces Mariam. 

¿Y no se preocupaban de la seguridad con todo esto por escrito?

Unos meses antes de la redada, uno de los colaboradores de Bin Laden en Waziristán del Norte dijo que había destruido todas las tarjetas SIM con las que se intercambiaban información y le pidió a él que hiciera lo mismo. Puede que lo hiciera, pero la documentación recuperada eran notas escritas a mano. Hubo un volumen que no se recuperó. Pero no hay nada muy serio en estas notas más que comentar lo que está sucediendo. No había nada delicado o sensible. Estas cartas no fueron intercambiadas por correo electrónico. No tenían Internet. Puede que eso los hiciera sentir más seguros, afortunadamente para nosotros, que ahora tenemos estos documentos.

Gracias a esos 18 minutos más que les dejaron a las fuerzas especiales para que recogieran más material, como dice en su libro.

Los 18 minutos son el tiempo extra que tuvieron los SEALs.

Esto viene de dos fuentes. Una es el almirante William McRaven, que escribió un libro en el que contó la redada. Estaba muy decidido a que se completara la misión y había realizado extensos estudios de las operaciones especiales. Y dijo que es mejor no sobrepasar los 30 minutos. Después de 30 minutos de operación, empiezas a perder fuerza y a ser más vulnerable. Pero el comandante en el terreno dijo lo que habían encontrado y tenían que decidir. Y entonces les dio tiempo adicional. Le escribí al almirante McRaven y le pregunté cuánto tiempo más tuvieron y él calculó que serían 18 minutos. 

¿Qué encontró sobre la relación de Bin Laden con Pakistán, especialmente en esos años? Existió la sospecha de que la inteligencia de Pakistán sabía dónde estaba. 

Bin Laden y sus colaboradores hicieron todo lo posible para esconderse de Pakistán, y el odio a las autoridades paquistaníes estaba en sus declaraciones públicas. Ellos acusaban a los líderes paquistaníes de venderse y de estar al servicio de los estadounidenses. Según estas cartas, hicieron todo lo posible para esconderse de las autoridades. Así que no hubo apoyo por parte del Gobierno paquistaní. Si lo recibió, no lo sabía.

Y en esos últimos años, ¿tuvo contacto con los talibanes?

Mi información se remonta a mayo de 2011. En Waziristán del Norte, donde se escondía la mayor parte de Al Qaeda, estaban los talibanes paquistaníes, que no son lo mismo que los talibanes afganos. Y sí hubo contacto con ellos. Pero Al Qaeda no estaba de acuerdo con muchos de sus ataques indiscriminados. Todo está en las cartas. Pero hubo contacto. Hicieron todo lo posible para moderarlos y también hubo algún contacto con los talibanes afganos. Pero también se desprende de las cartas que los talibanes afganos querían alcanzar la paz con los estadounidenses. Y lo sabían ya en 2007. En 2010, Zawahiri se alarmó de que los talibanes estuvieran psicológicamente preparados, según dijo, para llegar a un acuerdo con los estadounidenses que dejaría a Al Qaeda impotente. Entonces lo vieron venir. Aunque tardó mucho más. 

Se ha referido a la posibilidad de que la política de Estados Unidos en el Oriente Medio cambie y rompa con su historia de apoyo a dictaduras. ¿Podría suceder con Biden?

Quizás uno siempre pueda tener esperanza. El apoyo a dictadores ha sido muy costoso para Estados Unidos y, por supuesto, especialmente para la gente de Oriente Medio. 



www.eldiario.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *